Tu hotel en Baiona

Baiona y sus alrededores

Baiona

La Villa de Baiona, turística y marinera, está situada al sur de las Rías Baixas, protegida de mar abierto por una preciosa bahía. Su situación es inmejorable para el abrigo de las embarcaciones deportivas y de pesca. Su clima se caracteriza por suaves temperaturas durante todo el año. Su casco antiguo, fue declarado “Conjunto de Interés Histórico Artístico” por la Xunta de Galicia el 1º de marzo de 1993, V Centenario de la Arribada de la Carabela Pinta a Baiona, con la noticia del Descubrimento de América.

El municipio lo componen cinco parroquias: Baíña, Belesar, Baredo, Santa Cristina da Ramallosa y Baiona. Cada una con identidad propia y todas juntas conforman la amplia oferta de la Villa. La piedra de sus calles y edificios y el aroma salado del mar, así como el verde de sus campos y montes, consiguen convertir a Baiona en un lugar especial para el goce de los más exigentes. El municipio cuenta además con casi cuatro quilómetros de playas, en las que se puede gozar de maravillosas jornadas, tomando el sol, o realizando cualquiera de las actividades náuticas que se organizan en el municipio.

Especial importancia tiene nuestra gastronomía, y esto se debe en gran parte a los excelentes productos que nos brindan el mar y la tierra. Esto conjugado con una cocina tradicional e innovadora, invita al deleite de los más exquisitos platos.

image_gallery-2Parques y paseos marítimos

Tanto en el entorno marítimo como en el de la sierra de A Groba, Baiona dispone de amplios lugares de esparcimiento. Los más transitados son los paseos marítimos, que suman una extensión de 5 kilómetros peatonales acondicionados, paseos que unen A Ramallosa y Santa Marta con el puerto pesquero. De anchas aceras, las avenidas marítimas como Elduayen y Alférez Barreiro y los paseos Pinzón, Ribeira y Monte Boi, invitan al sosiego que produce caminar al borde del mar.

Los parques que hay camino de la sierra de A Groba son igualmente ideales para el reposo. Junto al monumento de la Virgen de la Roca está el parque de Mercedes Escalera, una superficie natural de 15000 m2 con merendero y elementos de piedra rústica. Y ya en la parte alta del monte, en los miradores de Cortelliño, Chan da Lagoa y Chan da Arquiña, en contacto con la fresca vegetación y los caballos y vacas campando en libertad por sus laderas, es imprecindible deleitarse unos minutos con la vista de la ría y del resto de las Rías Baixas.

Casco histórico
El casco antiguo de Baiona fue declarado Conjunto de Interés Histórico-Artístico por la Dirección Xeral del Patrimonio en 1993, coincidiendo con la celebración del V Centenario de la Arribada. Su protección está contemplada en el Plan General de Ordenación Urbana y en el Plan Especial de Protección del Conjunto histórico-artístico, que limita la altura de los edificios y la calidad de los materiales.

Aunque parte del casco antiguo está situado entre el Burgo (península de Santa Marta) y Sabarís, el núcleo principal está radicado en el centro del municipio y ocupa un círculo casi cerrado. Éste tiene tres entradas: por la plaza de Santa Liberata, por la del Padre Fernando y desde el crucero de la Trinidad. Sus calles son angostas, estrechas y empedradas, con edificios asoportalados, de piedra o granito, y con una planta de poca altura. A cada paso hay un pequeño templo, una fuente o una casa nobiliaria. Y en el aire, siempre, el olor del mar.

sabarisSabarís
Pertenecía antiguamente a la parroquia limítrofe de Borreiros (Gondomar). La joya artística de esta parroquia es el puente románico de A Ramallosa que separa a los ayuntamientos de Baiona y Nigrán. El puente, de 10 arcos de medio punto, tiene en su mitad un hermoso crucero (probablemente del siglo XV o XVI) y en su parte baja un antiguo peto de ánimas. Junto a él, y a orillas del río Miñor, solía celebrarse hasta hace bien poco un rito relacionado con la fertilidad.

Bañando las tierras de esta parroquia discurre, hasta su desembocadura en la ría de Baiona, el río Miñor. Y ese tramo final del río, una vez traspasados los vanos del puente, forma un estuario espléndido sembrado de junqueras y habitado por garzas y otras aves marinas. Al término del estuario se encuentra la playa de la Ladeira, la más extensa y concurrida del municipio.

Santa Cristina es, además, una importante zona comercial. En Sabarís, a lo largo de la recta que lleva a la carretera comarcal C-550 a desembocar al casco urbano de Baiona, se extiende todos los lunes del año –manteniendo una costumbre que dura más de un siglo– una hilera interminable de puestos y tenderetes de todo tipo. Precisamente al borde de esta carretera se encuentra la iglesia parroquial, una construcción moderna debido a que Santa Cristina no adquirió rango de parroquia hasta hace pocas décadas. De todas maneras, el templo, al que distingue un alto y picudo campanario, conserva un pórtico que perteneció a una antigua capilla romana.

Núcleos de población: Area, Bouzós, Caeiro, Cruceiro, Devesa, Ladeira, Morade, Outeiro, Ponte, Ponte Nova, Ramallosa, Riveira, Sabarís, Serralleira, Sopegal, Viso de Calvos y Xuncal.

Patrona: St. Cristina (24 de Julio).

Baiona – Rías Baixas

Ruta de los castillos Rías Baixas

Ruta de los castros Rías Baixas